Síguenos en

Celebrando Triunfos: El Poder de los Halagos

Por Bill Lampton, Ph.D.

 

Hace algunos años, cuando yo era un novato en los círculos de negocios, un administrador veterano decidió compartir su secreto del éxito.

El dijo: Tienes que ser cuidadoso, Bill. He aprendido a no halagar a mi gente. Los hace autocomplacientes y se vuelven laxos en sus hábitos laborales. Es mejor mantenerlos a la expectativa.

Mientras escuchaba, dando gracias silenciosamente, agradecido de que Don era un contacto profesional – y no mi jefe.

Ambos, por intuición y por experiencia, yo sabía que los gerentes propician la lealtad cuando ellos celebran los triunfos de sus empleados con halagos.

Para utilizar una analogía, la crítica tiene el mismo impacto en la gente que la sal en las plantas.

Si se emplea efectivamente, los halagos actúan como nutrientes para la gente, justo como el fertilizante lo hace con las plantas.

 

Habiendo jugado golf por varias décadas, recuerdo a los profesores profesionales quienes me ayudaron lo menos – y lo más.

Los que menos ayudaron fueron los que invirtieron la media hora de clase describiendo mis errores: está doblando su brazo izquierdo... no hay suficiente peso... El tempo es muy rápido. Jim, mi profesor favorito, acentúa en lo positivo:

El swing está mejor que la vez anterior. Ese tiro estuvo muy bien ... Esa es la manera acabar con balance. No es sorprendente que yo deseara hacer cada vez un mejor swing para Jim.

 

Cuando pienso en halagos, recuerdo el consejo de mi padre.

Durante cuarenta años, él manejó un almacén de tamaño considerable.

Cuando obtuve mi primer trabajo de supervisión en la secundaria, él me aconsejó: Bill, algo que yo he aprendido es que los trabajadores hacen mejor su trabajo cuando nosotros les hacemos saber cuánto apreciamos su desempeño.

Recuerde elogiar a los que lo hacen bien. Entonces ellos buscarán mejorar aún más.

 

Durante los veintitrés años en los que me desempeñé como jefe de departamento, Yo seguí su recomendación.

Aún un simple comentario –Hiciste un buen trabajo dibujando esas letras – levantaba la moral y cultivaba la lealtad organizacional.

Como especialista en comunicaciones, hay algunos consejos que compartiré acerca del uso de halagos.

 

Evite adular, no diga más de lo que amerite la situación.

Mientras que la adulación exagera nuestra evaluación, el halago refleja nuestra opinión honesta.

Por ejemplo, Si usted elige decir a una empleada que ha realizado un manejo de un cliente de una forma excelente, mejor que lo que nadie más hubiera hecho, ella va a cuestionarse silenciosamente acerca su sinceridad.

Un comentario más digno de crédito sería: Me gustó la manera en que ayudó al cliente. Estoy seguro que le causó una buena impresión que ella va a recordar.

 

 

 

 

Un empleado – asi como un amigo o un familiar – detecta los halagos no genuinos.

Afortunadamente, cuando usted tiene convicciones profundas acerca del halago que usted brinda a otros, sus colaboradores van a sentir su autenticidad.

 

Esto nos lleva a la segunda característica de los halagos: Suenan reales.

Si alguien me dijera que soy un excelente bailarín, me daría un ataque de risa.

Tristemente no lo soy, como lo es mi esposa, quién ha aguantado mis pies errantes durante mucho tiempo.

 

Haga los halagos en el momento oportuno.

Debemos dar el halago casi inmediatamente que sucede el evento que lo origina.

Imagine que el martes Dorothy hizo la venta más grande que ella ha logrado hasta ahora.

Es evidente que su entrenamiento ha logrado excelentes resultados.

Aún sus compañeros admiran lo que ella llevó a cabo con esta orden.

 

Si usted se espera hasta el viernes para elogiarla, habrá perdido una gran oportunidad.

Bríndele a ella su atención antes que finalice el martes, cuando ella aún se siente orgullosa de su logro.

Intente esto: Dorothy, pienso que has notado como todos estamos admirados de la forma cómo has manejado esta orden en el día de hoy.

Has hecho grandes progresos y esto lo demuestra.

 

Otro consejo: Use sus halagos con moderación.

Los gerentes pierden credibilidad si halagan a sus colaboradores muy frecuentemente.

Como la flor más hermosa, un halago se convierte en algo grande cuando su apariencia no es regular.

No, nosotros no podemos llegar tan lejos como mi colega Don, sin decir jamás algún comentario favorable.

Sin embargo, el buen criterio nos ayudará a encontrar el balance que funcionará razonablemente.

 

De nuevo: Use los halagos en el contexto apropiado.

Cuando le dices a Fred tarde en el día que el es uno de tus colaboradores de quien más dependes, tu halago se convierte en sospechoso cuando agregas: Oh, a propósito, Fred, se supone que tu tienes el sábado libre, pero necesito pedirte que vengas para ayudarnos con las órdenes de las bodas.

Siempre que un cumplido parezca manipulador, este pierde su atractivo y nosotros perdemos credibilidad.

 

Si, los halagos pueden traer problemas.

Algunos empleados hasta podrían acusarnos de tener favoritos, ser demasiado blandos, o tratar de conseguir su favor para nuestros propósitos ocultos.

Riesgoso, es verdad. . .pero vale la pena el riesgo.

 

Cuando eres conocido por dar halagos genuinos, reales, moderados, en el tiempo y momento precisos, notas que tus empleados responderán positivamente.

De hecho, ellos te halagarán por tu sensatez y ánimo.

 

Artículo traducido y publicado con autorización expresa del autor
Artículo traducido en español exclusivamente para EmpresarioVirtual.com por Monica Yaneth Loeb Willes
La utilización de este artículo en cualquier medio está expresamente prohibida sin la autorización por escrito de la editora.
Crédito de las imágenes: Microsoft Corporation

 

Acerca del Autor:

Bill Lampton, Ph.D.-- autor de “The Complete Communicator: Change Your Communication, Change Your Life!” ( El Comunicador Completo: ¡Cambie su Comunicación, Cambie su Vida!) –Le ayuda a llegar al primer lugar!

Bill colabora con organizaciones a fortalecer su comunicación, motivación, servicio al cliente y ventas, a través de sus conferencias, seminarios, consultoría y soporte empresarial. Su lema: "Aprenda más, Gane más!"

Llámelo al:770-534-3425 o escríbale a su correo electrónico : Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visite su sitio web: Championship Communications



Conozca más acerca del autor Bill Lampton, Ph.D.